Consejos

 

 

Principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Un buen uso del Gas

  •  La instalación de calefacción debe disponer de elementos de regulación como termostatos de ambiente o válvulas termostáticas.

 

  • Una mayor temperatura no implica siempre un mayor confort y además incrementa el consumo. Una temperatura entre los 20 y 22 Cº es el grado de confort ideal.

 

  • No cubras ni tapes los radiadores con muebles o cortinas para no desaprovechar energía.

 

  • Unos aparatos bien ajustados funcionan mejor y ahorran gas: una revisión periódica por parte de personal especializado de la cocina, caldera y calentador ahorra energía.

 

¿Qué hacer cuando huele a Gas?

No pierdas el tiempo intentando localizar la causa del olor a gas y actúa con rapidez:

  • Primero: No acciones interruptores ni aparatos eléctricos.

 

  • Segundo: No enciendas cerillas ni fuegos.

 

  • Tercero: Abre puertas y ventanas para conseguir una correcta ventilación que facilite la salida del gas.

 

  • Cuarto: Cierra los mandos de los aparatos y la llave general de paso de la instalación de gas.

 

  • Quinto: A continuación, llama a un instalador autorizado para que revise y, si resulta necesario, repare la instalación. Hasta entonces, no abras la llave de paso del gas.

 

Obligaciones y responsabilidades

  • De la compañía distribuidora: Como propietaria de las redes debe conservar y mantener las canalizaciones de distribución hasta la válvula de acometida, situada en la acera, junto al inmueble, o en el límite de la propiedad.

 

  • De la compañía comercializadora: Como compañía que suministra el gas, debe realizar inspecciones periódicas de las instalaciones de sus clientes.

 

  • La comunidad de vecinos o el propietario de la instalación comunitaria debe conservar y mantener las instalaciones, haciéndolas revisar cada cuatro años.

 

  • Los usuarios deben mantener las instalaciones interiores y los aparatos en perfecto estado, hacer un uso adecuado de los mismos, y hacer revisar su instalación cada cuatro años.

 

Mantenimiento de tu instalación de gas

  • No obstruyas las rejillas de ventilación (que son obligatorias) ni las aperturas que permiten la salida de los gases quemados colocando objetos delante o tapándolos.

 

  • En caso de ausencias prolongadas cierra la llave general de paso del gas de la vivienda y las de los aparatos.

 

  • Evita que se apague la llama mientras cocinas.

 

  • No utilices los tubos del gas como soporte de otros objetos ni como toma de tierra de aparatos eléctricos.

 

  • Observa la llama: debe ser estable, silenciosa, de color azul intenso en el núcleo y más clara en el exterior.

 

  • Vigila el estado, la caducidad y colocación del tubo flexible de su cocina. Es recomendable utilizar un flexible de seguridad, homologado, de larga duración.

 

  • Recuerda que las instalaciones de gas (o su modificación) sólo pueden ser realizadas por instaladores autorizados de gas.

 

  • Efectúa cada cuatro años una revisión de sus instalaciones y exige el correspondiente certificado oficial.

 

Ahorro de energía

  • Aísla bien las juntas de puertas y ventanas y, siempre que sea posible coloca cristales o ventanas dobles.

 

  • Al ventilar tu vivienda no tengas la calefacción en marcha; 15 minutos al día son suficientes para airearla.

 

  • En la cocina, ajusta el tamaño de la llama de forma que no sobrepase la base del recipiente para aprovechar mejor el calor. Enciende la cerilla antes de abrir el gas.

 

  • Cuando no utilices la cocina, apaga el fuego; las cocinas a gas responden rápidamente.

 

  • Limpia a menudo los quemadores de la cocina evitando el uso de productos como la sosa cáustica o la lejía.

 

  • Cierra los grifos de agua caliente cuando no la utilices.

 

  • El uso de la ducha en lugar del baño reduce el consumo de agua y gas.


 

 

 

Mapa del sitio